Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:
0
BLOG

La pérdida

By 29/Mar/2019 julio 24th, 2019 No Comments

El 27 de julio de 2016 quedó tatuado en mi corazón como el día más completo de mi vida. Completo en el sentido de que en un solo instante viví, de manera simultánea, las emociones humanas más profundas que podamos experimentar en esta tierra: el amor y el dolor. Ese día, a las 3:45 de la tarde, acompañaba a morir a Elisa, mi hija de tan solo siete días de nacida.

Desde ese día soy conscientemente una sobreviviente al duelo. Durante este tiempo, me he dedicado a entender y sanar mi dolor de múltiples formas (lecturas, talleres, cursos, grupos de apoyo…) y en este proceso, sin que fuera mi intención, he logrado transformarme y renacer.

Este proceso de renacimiento ha estado acompañado de muchas emociones y no menos aprendizajes: siempre había oído decir que el peor dolor que puede sufrir una persona es la muerte de un hijo; después de vivirlo, sé que puede que sea así, pero también aprendí que los dolores no se comparan.

Una pérdida es una pérdida, y si bien es cierto que hay pérdidas para las cuales estamos más “preparados” debido al orden natural como, por ejemplo, perder a nuestros abuelos o a nuestros padres, lo que he aprendido es que cada dolor es único e incomparable. Y que por ello es tan válido hacer el duelo por un hijo -el caso más extremo al ser considerado contra natura- como hacerlo por una relación, por nuestra salud, por una mascota, un trabajo o una propiedad.

El dolor de sufrir una pérdida es lo que marca el inicio de un proceso de duelo. Cada pérdida es única y solo la puede sentir y calificar quien siente lo que perdió.  Es por lo anterior que si bien lo que me motivó a compartir mi experiencia con el duelo fue la muerte de mi hija Elisa, durante el proceso entendí que un duelo se vive siempre que se haya sentido dolor por perder a alguien o algo, que hay múltiples fuentes de dolor y que cada quien lo vive de manera diferente.

HOY siento que parte de mi misión es compartir mi propia experiencia con todo aquel que haya tenido una pérdida y que por ello sienta dolor, para acompañarlo a vivir sus procesos con la certeza de que desde el amor, es posible no solo sobrevivir al duelo, sino renacer a partir de él.

Contacto

sil@silviatrujillohoy.com

Ph: +57 319 539 5533