Pegue también este código inmediatamente después de la etiqueta de apertura:
0
BLOG

La importancia de liberar las emociones

Todas las emociones, tanto las que denominamos negativas como las que catalogamos como positivas, tienen una función, una razón de ser. Y todas tienen algo en común: la necesidad de expresarse y manifestarse.

Es tan cierto que una emoción negativa expresada sin ningún tipo de control o consciencia tiene efectos contraproducentes no solo en nosotros mismos sino en el entorno; como que si se evade y no se manifiesta oportunamente, buscará la manera de salir, y por lo general lo hará de maneras muy nocivas.

Cuando estamos en duelo, entramos en una montaña rusa emocional. Si bien es cierto que la mayoría de las emociones que tenemos son negativas, como rabia, tristeza, vergüenza, culpa, impotencia y demás; también es cierto que así sea por nanosegundos , podemos sentir paz, amor, nostalgia o como mínimo compasión.

La clave tanto como con unas como con otras, es liberarlas, dejarlas ser. Por lo que hemos visto a lo largo de nuestra vida, hemos interiorizado creencias inconscientes, respecto a qué debemos hacer con las emociones que sentimos.

Lamentablemente, la mayoría de creencias que tenemos son limitantes negativas: creemos que está mal expresar dolor, o rabia. Creemos que las tristezas se pasan solo. O creemos que no nos podemos permitir un instante de alegría o bienestar cuando estamos atravesando un duelo o situación dolorosa.

Pero la verdad es que nuestras emociones, negativas o positivas, no dejan de existir simplemente porque no queramos expresarlas. Y en el caso contrario, tampoco es su función quedarse eternamente ancladas en nosotros.

Las emociones son estados transitorios cuyo propósito es pasar a través nuestro , para ayudarnos a expresar, a liberar. Esto es particularmente importante cuando estamos en duelo.

Te invito entonces a liberar las emociones que vayan surgiendo. Demuestra cómo te sientes, expresa lo que piensas, di lo que te molesta, lo que te preocupa y también lo que te alivia.

Deja fluir las emociones para que cumplan su función. Pretender evitarlas o evadirlas no las desaparece, solo hará que se transformen y busquen válvulas de escape, que en el caso de las negativas por lo general toman la forma de enfermedades, adicciones, estrés, ansiedad, angustia, entre otros; y en el caso de las positivas te quita la posibilidad de una alegría, una celebración y en general de sentir bienestar y disfrute, algo que estás necesitando mucho en este momento de dolor.

Estar en duelo no es estar condenado a sentirse mal todo el tiempo. Tampoco es buscar evadir el dolor o las emociones difíciles. Estar en duelo es atravesar diversos estados emocionales, es parar un momento a pensarnos nuevamente , a revisar nuestra vida. A conocernos y transformarnos. No es fácil pero si es posible. Acá estoy para darte la mano cuando te decidas a iniciar el camino.

Contacto

sil@silviatrujillohoy.com

Ph: +57 319 539 5533